De idea a producto

Todos los días me comparten, “tengo una idea” — en contados casos, quien dice esta frase ha realizado una investigación o tiene conocimiento del mercado para el cual se piensa esta idea — . Cuando esto ocurre lo primero que hago es una simple búsqueda en Google intentando conocer qué existe actualmente referido a esta propuesta. La mayoría de las veces, no solo que existe algo relacionado, si no que la idea ya fue realizada. La persona a veces queda decepcionada y por lo tanto deja de lado su idea. Hay otras ocasiones que la idea no fue realizada o la propuesta es superadora. Pero surge otro problema: el miedo a “que le roben la idea”, esto evita que se pueda seguir adelante. Aunque, este no fue el caso.

En muchos lugares escuché “la idea es 1%, la ejecución 99%”. No concuerdo, pero es verdad que la ejecución es la mayor tajada en un producto que se quiera llevar a cabo. Algo de esto tuvo que ver con como surgió Softion. Llego una idea a nosotros, realizar una aplicación que permitiera la compra de medicamentos de forma on-line. Acá es donde con Santiago, mi actual socio, empezamos a investigar tomando un montón de ejemplos para plantear un MVP. Encontramos aplicaciones como PillPack en USA, Simple online Pharmacy en UK, y muchas otras más. Era un parte importante ver qué se estaba haciendo y cuáles eran los modelos de negocio. Descubrimos que variaban muchísimo y apuntaban a públicos diferentes.

La UX fue lo primero, tuvimos que investigar y entrevistar gente, conocer el mercado, qué solución concreta era la que se quería dar, quién era nuestro usuario, armar la estructura de la aplicación, los procesos de ventas, los envíos y sobre todo presentarla de manera que cumpla con las normas legales. Luego llego la UI, qué colores usamos, cómo presentamos toda esta información, pensar el marketing, descubrir como vender más presentando un diseño acorde al UX logrado una armonía en la estética.

Empezamos en paralelo a armar la arquitectura del software, es decir qué datos almacenar, cómo almacenarlos, tipos de datos a usar, base de datos, lenguajes, todo para lograr que la experiencia sea fluida, reducir la probabilidad de errores y poder proyectar la escalabilidad de la plataforma. Se esperaba una el almacenamiento de una gran cantidad de datos, entre ellos fármacos, drogas, laboratorios, etc. muchas veces estos datos deberían cruzarse para ofrecer alternativas y variedad precios a los usuarios.

Esto podría parecer todo, pero mientras armábamos el esqueleto de la aplicación, nos dimos cuenta que para transformar la “idea superadora” en un producto de calidad era necesario más que sólo 2 personas. Es por eso que tuvimos “reclutar” amigos, compañeros de facultad y ex compañeros de trabajo para afrontar este desarrollo. Lo que nos ayudo armar un equipo sólido y fuerte, donde la comunicación era fluida y la amistad se sentía en el ambiente.

Este fue nuestro primer de idea a producto de Softion